Gran Hermano
Pero en la Villa

Inicio

Sobre Mí


<<   Diciembre 2008    
LMMiJVSD
1 2 3 4 5 6 7
8 9 10 11 12 13 14
15 16 17 18 19 20 21
22 23 24 25 26 27 28
29 30 31     

Categorías
General [37] Sindicar categoría

Sindicación
Artículos
Comentarios

OTRA DEL "CURDITA"

              HABLA DEL CARA É BARRO  

       Llego una vez más hasta la catedral del “Curdita” y ahí lo veo firme como clavo é mesa en su lugarcito de siempre.

       -Como anda “Curdita” –le saludo como todos los días

       -Y bien nomás, -me dice él.

       -La verdad se ve que usted nunca tiene problemas, -le digo.

       -Y no, la verdad que los disimulo bastante bien, -me dice.

       -Puede ser, -le digo.

       Pero hablar de los que no se hacen problema, es hablar del Cara é Barro, otro amigo que tengo.

       -Ahá, le digo, y se acuerda de alguna anécdota en particular.

       -Y si mire le voy a contar dos

       -Muy bien le digo

       -Voy a empezar con una cuando el Cara é Barro andaba con otro amigo más chupau que él

       -Muy bien, lo escucho.

       -Resulta que una madrugada venían muy cansados de caminar y deciden cortar camino viniendo por la vías del tren para llegar hasta su rancho, pero estaban reventados de tanto caminar que deciden descansar un ratito, y el amigo le dice:

       -Yo me tiro aquí al medio nomás.

       -Bueno,-dice el Cara é Barro- y yo para no molestarte me acuesto un poco más a la orilla.

       Asi lo hicieron. A los 5 minutos viene el tren y al que estaba al medio de las vías lo desparrama por todos lados, la cabeza por acá, las patas por allá, los zapatos por otro lado, los brazos más a la orilla.

       Claro con ese ruidazón se despierta el Cara é Barro pero todavía muy chupado.

       Se acerca a las vías mira y dice:

       -Pá que sos desordenado para dormir.

       -Hola amigo el cara é Barro, -dice el “Curdita”

       -Ja, ja, ja, -nosotros.

       -Y otra vuelta, -sigue narrando el “Curdita”- siguiendo con esta situaciones macabras le vuelve a suceder otra circunstancia parecida al mismo cara É Barro.

       -Si, -le digo.

       -Exactamente, -dice el “Curdita” y sigue- resulta que un día estaba tranquilito bebiendo a la par del río, cuando ve que un guaso se tira vestido al agua, como estaba pandito, el guaso sale del agua se saca el cinto y se ahorca en un árbol cercano. Y el Cara é Barro lo miraba nomás.

       Al rato un ruido bárbaro de sirenas, dos o tres móviles de la policía, y el Cara é Barro nada, los mira nomás.

       Ya se acercaron más los policías al Cara é Barro, y ya enojados le recriminan y le dicen por qué no había hecho nada para impedir que se ahorcara el guaso, a lo que dice el Cara é Barro:

       -Es que yo creía que se había colgau pá secarse.

       -Creía que se había colgau para secarse, -repite el “Curdita”

       -Ja, ja, ja, -nosotros, cuando vemos que viene uno despacito por la orilla de la calle

       -Sabe como le dicen a ese, -me pregunta el “Curdita”

       -La verdad que no- le digo- ¿cómo?

       -Ataja pollos, -me dice.

       ¿Por qué? -le pregunto.

       -Por que cuando está muy chupau, -dice el “Curdita- viene por el medio de la calle como atajando pollos.

       Y con eso le decimos hasta mañana.

Publicado por Negro y blanco el 5 de Diciembre, 2008, 22:09 ~ Comentarios (4) ~ Comentar | Referencias (0)

Blog alojado en ZoomBlog.com